Rehidratación y longevidad en tallos florales de rosa ‘Topaz’ y crisantemo ‘Hartman’ almacenados en seco a temperatura ambiente

G. H. De la Cruz-Guzmán1*; D. M. Saucedo-García1; A. Arriaga-Frías1; M. Mandujano-Piña1

Correspondence: *. Autor correspondiente: Gumercindo H. De la Cruz Guzmán, Mailing address: Av. de los Barrios Núm. 1, Los Reyes Iztacala, Tlalnepantla, Estado de México. C. P. 54090. Phone: +52(55) 5623 1257; fax, +52(55) 5623 1257. E-mail: E-mail:


Resumen:

Se evaluó el efecto de la exposición al ambiente en la rehidratación de tallos florales de rosa ‘Topaz’ y crisantemo ‘Hartman’, y el tiempo durante el cual pueden almacenarse sin detrimento en su vida de florero. Ciento cuarenta tallos de cada especie fueron cosechados y transportados al laboratorio, la mitad se expuso a temperatura ambiente, los otros se empaquetaron, en grupos de diez, y se almacenaron en seco entre 1 y 7 días (d). Se evaluó diámetro, número y área de los vasos e índice de vulnerabilidad (IV), rehidratación y contenido de humedad en los tallos expuestos, temperatura y HR dentro de los paquetes, peso fresco (PF), tasa de absorción (TAS) y vida de florero (VF). El número de vasos fue mayor en crisantemo ‘Hartman’, sin embargo, el diámetro, el área y el IV fueron mayores en rosa ‘Topaz’. El número de tallos florales rehidratados fue mayor en crisantemo que en rosa, en esta, la pérdida de humedad fue más rápida. Dentro de los paquetes la temperatura se mantuvo en 23 °C y la HR en 95 %, mientras que la humedad de los tallos fue ≥ 95 %. En rosa ´Topaz’, el PF y la TAS fueron mayores en los tallos almacenados por 1 o 3 d, en crisantemo por 1 a 6 d. En conclusión, rosa ‘Topaz’ es más sensible a la deshidratación que crisantemo ‘Hartman’, ambos pueden almacenarse en seco a temperatura ambiente, por 3 y 6 d sin afectar su vida de florero.

Received: 2017 March 8; Accepted: 2017 August 18

revbiocien. 2017 ; 5(7)
doi: 10.15741/revbio.05.2018.04

Keywords: Palabras clave: Manejo seco, Tasa de absorción, Elementos de vaso, Peso fresco, Vida de florero.

Introducción

Después de la cosecha, los tallos florales de rosa ‘Polo’ pueden manejarse en húmedo si se introducen en soluciones preservantes, o en seco si se envuelven con papel kraft y bolsas de polietileno negro (De la Cruz-Guzmán et al., 2016). En las cámaras frigoríficas, el almacenamiento se realiza entre 0 y 2 °C, ya que, a temperaturas mayores la tasa de respiración se incrementa de manera exponencial y la senescencia se acelera, por ejemplo, tallos florales de claveles y rosas almacenados a 20 o 30 °C tienen una tasa respiratoria 25 o 45 veces mayor comparada con los almacenados entre 0 y 2 °C (Reid, 2009). Sin embargo, cuando no se cuenta con sistemas de refrigeración, el almacenamiento seco a temperatura ambiente resulta una opción viable de manejo postcosecha debido a que se genera una atmósfera modificada (Lange, 2000). En el interior de los empaques, la transpiración de los tallos florales humedece el papel kraft y aumenta la humedad relativa, la respiración abate la concentración de oxígeno y eleva los niveles de CO2 (Goszcynska y Rudnicki, 1983). En estas condiciones, el metabolismo celular disminuye y el almacenamiento se prolonga (Rudnicki et al., 1986). En tallos florales de clavel ‘Scarlet’, las atmósferas modificadas inhiben la respiración y prolongan la longevidad (Burana et al., 2014).

Cuando se colocan en el florero los tallos con almacenamiento seco restablecen en menor tiempo el flujo hídrico, ya que la ausencia de agua genera estrés en el xilema, disminuye el potencial hídrico (Ψ) y crea un gradiente entre el Ψ de la solución y el contenido del xilema que genera una fuerza de hidratación mayor que en manejo húmedo (Faragher et al., 1984; Cevallos y Reid, 2000; Macnish et al., 2009).

En flores de corte, el número y área de los elementos de vaso pueden influir de manera directa en la absorción de agua de los tallos florales (Zimmerman, 1978; Taiz et al., 2010). Vasos con diámetros grandes (> 75 µm) tienen menor resistencia al flujo hídrico y son más susceptibles al embolismo comparado con los de calibre menor (van Doorn y Reid, 1995; van Meeteren et al., 1999; Jedrzejuk et al., 2012).

Para especies leñosas, el índice de vulnerabilidad (IV), que se obtiene al dividir el diámetro de los elementos de vaso entre el número de vasos mm-2, es una medida de la resistencia al estrés hídrico. Cultivares con valores de IV superiores a 1.0 son vulnerables o poco resistentes al estrés hídrico, los que tienen valores menores que 1.0 significa que los tallos estuvieron estresados y son resistentes al embolismo (Carlquist, 1977; Hacke et al., 2001).

En el manejo postcosecha, la exposición al ambiente o las condiciones en que se almacenan los tallos florales, asociado a las características de los elementos de vaso, puede traer diferencias en la recuperación del flujo hídrico y vida en florero de rosa y crisantemo, por lo que este trabajo tuvo como objetivos: Evaluar el efecto de la exposición a temperatura ambiente (20 ± 3 °C) por 48 h en la rehidratación de tallos florales de rosa ‘Topaz’ y crisantemo ‘Hartman’, y determinar el tiempo durante el cual estos tallos florales pueden almacenarse a temperatura ambiente (20 ± 3 °C) sin detrimento en su vida de florero.

Materiales y Métodos

Los tallos de rosa ‘Topaz’ provinieron de plantas madre, de seis años, que se cultivan en la empresa Flores Selectas de Tequexquináhuac, S. de P. R. de R. L., los de crisantemo ‘Hartman’ fueron cultivados bajo cubierta plástica en verano de 2015 en Tequexquináhuac, Texcoco, Estado de México. A las 7:00 am se cosecharon 140 tallos florales de rosa ‘Topaz’ y 140 de crisantemo ‘Hartman’ con longitudes entre 60 y 65 cm y área foliar promedio de 410 ± 15 y 96 ± 3.5 cm2 respectivamente. Diez tallos se transportaron en húmedo, sumergidos en agua 15 cm por arriba de su base, y 130 en seco, envueltos con papel kraft y bolsas de polietileno negro. En el laboratorio, los tallos con manejo húmedo o control se recortaron 3 cm en su porción basal, se pesaron, se colocaron en floreros con 250 mL de solución preparada con 0.7mM CaCl2 + 1.5mM NaHCO3 + 0.005mM CuSO4 (van Meeteren et al., 2001), y se distribuyeron al azar en el ambiente del laboratorio con iluminación de 10 µmol m-2 s-1, temperatura de 20 ± 3 °C, humedad relativa de 45 ± 7.5 % y fotoperiodo de 12 h. Los de manejo seco se separaron en dos grupos de 60 y 70 tallos florales cada uno; los del primer grupo se desempaquetaron y se expusieron, en forma horizontal, al ambiente del laboratorio por 48 h, los del segundo grupo se recortaron 3 cm de su base, se pesaron y formaron 7 subgrupos de 10 tallos florales cada uno. Cada subgrupo se envolvió con papel kraft y bolsas de polietileno negro y se almacenaron entre 1 y 7 d en el mismo ambiente.

Se evaluó:

Diámetro, número y área de los elementos de vaso e índice de vulnerabilidad (IV). En 3 tallos florales de rosa ‘Topaz’ y crisantemo ‘Hartman’ se obtuvieron fracciones de 3 cm de longitud en la parte media y se fijaron en FAA (formaldehido, 10; alcohol, 50; ácido acético, 5 y agua destilada, 35 mL), para luego incluirse en parafina y realizar cortes transversales de 20 µm (Ruzin, 1999). Las imágenes se procesaron con un fotomicroscopio (III, Carl Zeiss) con cámara digital para microscopia (PAXcam 3) integrada. De cada especie se seleccionaron 45 campos (15 por fracción de tallo) y se contó el número de vasos mm-2 con el objetivo de 16 X. Para el diámetro y área de los elementos de vaso, la calidad de las imágenes se mejoró con el software libre GIMP, 2.8.4, los valores se obtuvieron con “Image tool”, 3.40 (Willcox et al., 2002). El índice de vulnerabilidad (IV) se calculó con la ecuación propuesta por Hacke et al., (2001).

Rehidratación de los tallos florales expuestos al ambiente por 48 h. Cada 8 h se seleccionaron al azar 7 tallos florales de rosa ‘Topaz’ y 7 de crisantemo ‘Hartman’, se recortaron 3 cm de su base, se pesaron con una balanza digital (Velab® ES-1000H, con 0.01 g de precisión) y cada uno se colocó, en un florero con 250 mL de solución preparada con 0.7mM CaCl2 + 1.5mM NaHCO3 + 0.005mM CuSO4 (van Meeteren et al., 2001). Se consideró como tallos florales rehidratados aquellos cuyo peso fresco fue ≥ 95 %, respecto a la masa inicial, 24 h después de colocarse en el florero.

Contenido de humedad en los tallos florales expuestos al ambiente por 48 h. Se determinó, cada 8 h, mediante la selección al azar de 3 tallos florales de rosa y 3 de crisantemo. De cada uno se registró la biomasa fresca y se obtuvo la biomasa seca, en un horno a 80 °C por 24 h, de hojas, tallos y botones florales. El contenido de humedad se obtuvo con la ecuación (1):

[Formula ID: e1]
(1).
<mml:mi>C</mml:mi>
<mml:mi>o</mml:mi>
<mml:mi>n</mml:mi>
<mml:mi>t</mml:mi>
<mml:mi>e</mml:mi>
<mml:mi>n</mml:mi>
<mml:mi>i</mml:mi>
<mml:mi>d</mml:mi>
<mml:mi>o</mml:mi>
<mml:mi> </mml:mi>
<mml:mi>d</mml:mi>
<mml:mi>e</mml:mi>
<mml:mi> </mml:mi>
<mml:mi>h</mml:mi>
<mml:mi>u</mml:mi>
<mml:mi>m</mml:mi>
<mml:mi>e</mml:mi>
<mml:mi>d</mml:mi>
<mml:mi>a</mml:mi>
<mml:mi>d</mml:mi>
<mml:mi> </mml:mi>
<mml:mfenced>
<mml:mrow>
<mml:mi>%</mml:mi>
</mml:mrow>
</mml:mfenced>
<mml:mo>=</mml:mo>
<mml:mn>1</mml:mn>
<mml:mo>-</mml:mo>
<mml:mfrac>
<mml:mrow>
<mml:mi>B</mml:mi>
<mml:mi>i</mml:mi>
<mml:mi>o</mml:mi>
<mml:mi>m</mml:mi>
<mml:mi>a</mml:mi>
<mml:mi>s</mml:mi>
<mml:mi>a</mml:mi>
<mml:mi> </mml:mi>
<mml:mi>s</mml:mi>
<mml:mi>e</mml:mi>
<mml:mi>c</mml:mi>
<mml:mi>a</mml:mi>
</mml:mrow>
<mml:mrow>
<mml:mi>B</mml:mi>
<mml:mi>i</mml:mi>
<mml:mi>o</mml:mi>
<mml:mi>m</mml:mi>
<mml:mi>a</mml:mi>
<mml:mi>s</mml:mi>
<mml:mi>a</mml:mi>
<mml:mi> </mml:mi>
<mml:mi>f</mml:mi>
<mml:mi>r</mml:mi>
<mml:mi>e</mml:mi>
<mml:mi>s</mml:mi>
<mml:mi>c</mml:mi>
<mml:mi>a</mml:mi>
</mml:mrow>
</mml:mfrac>
<mml:mo>(</mml:mo>
<mml:mn>100</mml:mn>
<mml:mo>)</mml:mo>

Temperatura y humedad relativa (HR) dentro de los paquetes, contenido de humedad en los tallos florales almacenados en seco entre 1 y 7 días (d). En el interior de cada paquete se colocaron sensores (HOBO®) para medir la temperatura y humedad relativa alrededor de los tallos florales. Al desempaquetar los tallos florales se determinó el contenido de humedad, con la ecuación (1), en 3 tallos florales de rosa y 3 de crisantemo. Los 7 restantes se pesaron, se recortaron 3 cm de su base, se pesaron nuevamente, y colocaron en floreros con 250 mL de solución (van Meeteren et al., 2001), formándose así las unidades experimentales que se distribuyeron al azar en el laboratorio. Se evaluó:

Peso fresco (PF) y tasa de absorción de la solución (TAS). Con la balanza digital (Velab® ES-1000H, con 0.01 g de precisión), se registraron diariamente, el peso fresco de los tallos florales y el de la solución del florero y se calculó el PF en porcentaje y la TAS en mL g-1 d-1 (Rezvanypour y Osfoori, 2011).

Índice de apertura floral (IA) y vida de florero (VF). El IA se obtuvo al dividir la apertura floral por efecto de los tratamientos entre la apertura floral promedio, 88.7 ± 7.4 para rosa ‘Topaz’ y 126.75 ± 1.20 mm para crisantemo ‘Hartman’. La VF se determinó contando el número de días que los tallos florales permanecieron en el florero sin mostrar síntomas de cabeceo, caída de pétalos, marchitez o amarillamiento de las hojas.

Análisis Estadístico. A los resultados de rehidratación se les aplicó estadística descriptiva, el contenido de humedad, número y área de los elementos de vaso, peso fresco, tasa de absorción de la solución y vida de florero se procesaron mediante análisis de varianza de un factor y pruebas de comparación de medias (Tukey, 0.05). Se utilizó el paquete estadístico SAS® v. 9.0 para Windows.

Resultados y Discusión

Diámetro, número y área de los elementos de vaso e índice de vulnerabilidad (IV)

En crisantemo ‘Hartman’, el número de vasos fue significativamente mayor que en rosa ‘Topaz’. Sin embargo, el diámetro, el área de los vasos y el índice de vulnerabilidad fueron mayores en rosa que en crisantemo (Tabla 1).

Tabla 1.

Número, diámetro y área de los vasos e índice de vulnerabilidad en la parte media de tallos florales de rosa ‘Topaz’ y crisantemo ‘Hartman’.


Floral stems Vessels VI
Number (mm2) Diameter (μm) Area (μm2)
Rose ‘Topaz’ 282.63 bz 127.84 a 17705.00 a 0.466 a
Chrysanthemum ‘Hartman’ 324.80 a 107.51 b 11494.00 b 0.329 b
MSD 37.715 20.26 3759.00 0.0717
VC 16.59 23.25 34.42 24.08

TFN1zMedias seguidas por letras diferentes, en cada columna, indican diferencias significativas (Tukey, 0.05). DMS, diferencia mínima significativa; CV, coeficiente de variación; IV, índice de vulnerabilidad. Cada dato es el promedio de 15 repeticiones.


El diámetro de los vasos varía entre cultivares, para rosa ‘Grand Gala’, ‘Vega’ y ‘Polo’ oscila entre 13.2 a 39.3, 14.7 a 67.7 y 100 a 180 µm, respectivamente (Hernández-Hernández et al., 2009; De la Cruz-Guzmán et al., 2016).

Estas variaciones pueden afectar la hidratación de los tallos florales, debido a que los vasos grandes presentan menos resistencia al flujo, pero son más susceptibles a la cavitación comparados con vasos pequeños que ofrecen mayor resistencia, pero son menos susceptibles a cavitar (Hargrave et al., 1994; Nijsse et al., 2001; van Doorn, 2012). Los vasos con diámetro menor (107.5 µm) de crisantemo ‘Hartman’, son menos susceptibles al embolismo que los de rosa ‘Topaz’ (127.8 µm) lo cual pudo conllevar a diferencias en la rehidratación.

Con respecto al número de vasos, en rosa ‘Lovely Red’, ‘Rouge Baiser’ y ‘Polo’ se reportan 267, 308 y 388 vasos mm-2 respectivamente (Cohen et al., 2012; De la Cruz-Guzmán et al., 2016). Estos valores son similares a los obtenidos en rosa ‘Topaz’ (283) y crisantemo ‘Hartman’ (325 vasos mm-2). En las especies que carecen de traqueidas como es el caso de rosa y crisantemo, el número de vasos resulta importante para la hidratación de los tejidos, ya que son los únicos elementos del xilema que conducen el agua hacia las partes superiores de la planta (Fahn et al., 1986).

El índice de vulnerabilidad (IV) fue mayor en rosa (0.466) que en crisantemo (0.329). Cultivares con valores de IV superiores a 1.0 indican que son vulnerables o poco resistentes al estrés hídrico, mientras que los valores menores que 1.0 indican que los tallos estuvieron estresados y son resistentes al embolismo (Carlquist, 1977; Hacke et al., 2001). En este caso, el IV de rosa fue más cercano a 1.0 que el de crisantemo, lo cual sugiere menor resistencia al estrés hídrico. Dentro de un mismo cultivar el IV puede variar con la longitud del tallo floral: 0.14, 0.83 y 1.24 para tallos florales de rosa ‘Polo’ con 25, 35 y 50 cm de longitud respectivamente (Arriaga-Frías et al., 2016).

Rehidratación de los tallos florales expuestos al ambiente por 48 h

Los tallos florales de rosa ‘Topaz’ fueron más susceptibles a la deshidratación que los de crisantemo ‘Hartman’, ya que, con 24 h de exposición al ambiente, 57 % de los tallos de rosa dejaron de rehidratarse y a las 40 h ninguno se rehidrató, mientras que los de crisantemo pueden exponerse por 40 h y solo el 14 % no se rehidrata (Tabla 2).

Tabla 2.

Tallos florales que recuperaron su hidratación (≥ 95 %) 24 h después de colocarlos en floreros con 250 mL de solución (van Meeteren et al., 2001).


Exposure time to the environment (h) Stems that regained their hydration (%)
Rose ‘Topaz’ Chrysanthemum ‘Hartman’
0 100z 100
8 86 100
16 71 100
24 43 100
32 28 100
40 0 86
48 0 86

TFN2zLos valores se obtuvieron de siete tallos florales.


Un gran número de vasos favorece la capacidad de conducción y diámetros más pequeños disminuyen el riesgo de cavitación (Martínez-Vilalta et al., 2002). El xilema de crisantemo ‘Hartman’ presentó mayor número de vasos pero con diámetros más pequeños, de manera opuesta a rosa ‘Topaz’ que tuvo mayor riesgo de cavitación y, por ende, menor capacidad de rehidratación al colocarse en el florero.

El bloqueo del flujo hídrico por almacenamiento seco puede ocurrir en los conductos o en las paredes de los vasos del xilema. Si ocurre solo en los conductos, la conductividad hídrica se mantiene, sin embargo, cuando las paredes de los vasos se secan, el flujo de agua se reduce porque la permeabilidad de las paredes disminuye y limita la entrada de agua al sistema de conducción (Marousky, 1977). Cuando tallos florales de rosa ‘Cara Mia’ y ‘Sweet Promise’ se exponen al aire por un periodo de 5 min a 3 h, la cavitación, en los vasos ocurre 2 cm por arriba del corte, mientras que en crisantemo ‘Cassa’, con 2 h de exposición al ambiente, solo se reduce la conductividad hídrica, sin que se interrumpa el flujo de agua (van Doorn y Reid, 1995; van Meeteren et al., 2006).

Humedad en los tallos florales expuestos al ambiente por 48 h

Con 40 h de exposición al ambiente, las hojas, tallos y botones florales de crisantemo ‘Hartman’ mantuvieron una humedad ≥ 92 %. En rosa ‘Topaz’ con 24 h, la humedad disminuyó 10, 20 y 30 % y a las 40 h 17, 24 y 55 % en botones florales, tallos y hojas respectivamente (Tabla 3).

Tabla 3.

Contenido de humedad (%) en hojas, tallos y botones florales de rosa ‘Topaz’ y crisantemo ‘Hartman’ expuestos a temperatura ambiente (20 ± 3 °C) por 48 h.


Time Rose Chrysanthemum
(h) Leaves Stem Flower bud Leaves Stem Flower bud
0 100 az 100 a 100 a 100 a 100 a 100 a
8 95.88 ab 96.27 ab 94.36 ab 102.43 a 98.61 ab 99.69 a
16 80.85 bc 84.86 bc 92.80 abc 102.06 a 97.91 abc 99.25 ab
24 70.12 c 79.89 c 89.46 abc 96.16 ab 96.58 bc 96.62 abc
32 63.32 c 77.99 c 86.17 bc 95.83 ab 97.20 bc 97.36 abc
40 45.20 d 75.97 c 83.33 c 92.25 ab 95.60 c 94.86 c
48 23.71 e 76.58 c 82.61 c 84.29 b 92.61 d 89.88 d
MSD 18.10 14.93 10.78 12.57 2.49 2.65
VC 9.49 6.34 4.30 4.68 0.92 0.98
z.

TFN3Medias seguidas por letras diferentes, en cada columna, indican diferencias significativas (Tukey, 0.05). DMS, diferencia mínima significativa; CV, coeficiente de variación. Cada dato es el promedio de tres repeticiones.


El área foliar mayor (410 cm2) en rosa ‘Topaz’ comparada con crisantemo ‘Hartman’ (96 cm2) contribuyó significativamente a la pérdida de humedad. Los botones florales presentaron la menor deshidratación debido a su forma compacta, ya que los pétalos internos no quedan expuestos al ambiente. Durante la postcosecha es importante evitar la deshidratación del tallo floral, sobre todo de las hojas debido a que en estas se lleva a cabo la transpiración cuticular y estomática, y son los órganos con mayor superficie de exposición al ambiente (Fahn et al., 1986; Taiz et al., 2010). Tallos florales de rosa ‘Polo’ pueden almacenarse en seco por 72 h sin efecto en su vida de florero, siempre que se envuelvan con materiales aislantes, como papel kraft y bolsas de polietileno negro, para evitar la deshidratación (De la Cruz-Guzmán et al., 2016).

Temperatura y humedad relativa (HR) dentro de los paquetes, contenido de humedad en los tallos florales almacenados en seco entre 1 y 7 d

Dentro de los paquetes, papel kraft y bolsas de polietileno negro, la temperatura se mantuvo en 23 ± 0.5 °C y la humedad relativa en 95 ± 0.5 %. Mientras que el contenido de humedad en los tallos florales de rosa ‘Topaz’ y crisantemo ‘Hartman’ fue ≥ 95 %, sin diferencias entre tiempos de almacenamiento y todos los tallos se rehidrataron al colocarse en la solución del florero.

La transpiración inicial humedeció el papel kraft, mientras que el plástico funcionó como aislante que evitó la pérdida de agua y mejoró la hidratación de los tallos florales almacenados a temperatura ambiente. La energía liberada por la respiración incrementa la temperatura entre 1 y 2 °C por arriba de la del ambiente, la disminución de oxígeno y el incremento de CO2 generan una atmósfera modificada que extiende el tiempo de almacenamiento, comparado con tallos florales que se exponen al ambiente sin envoltura alguna (Goszcynska et al., 1983; Rudnicki et al., 1986; Lange, 2000).

Peso fresco (PF) y tasa de absorción de la solución (TAS)

En el día 2, los tallos de rosa ‘Topaz’ almacenados entre 1 y 7 d incrementaron 6 % su peso fresco con respecto al control. A partir del día 4, el control y los que se almacenaron por 1 o 3 d tuvieron un PF significativamente mayor comparado con los que se almacenaron en seco a temperatura ambiente, por 4 d o más (Figura 1 A).


[Figure ID: f1] Figura 1.

Peso fresco en tallos florales de rosa ‘Topaz’ (A) y crisantemo ‘Hartman’ (B) con almacenamiento seco a temperatura ambiente (20 ± 3 °C) entre 0 (control) y 7 d. Cada dato es el promedio de 7 repeticiones ± error estándar. Medias con letras diferentes indican diferencias significativas (Tukey, 0.05).


En crisantemo ‘Hartman’, el PF se mantuvo entre 92 y 99 % sin importar el tiempo de almacenamiento. En el día 6, el PF se incrementó (Figura 1 B) debido a que se realizó un recorte de 3 cm en la base de cada tallo floral, lo cual sugiere eliminación de embolismo, incremento del flujo hídrico y mayor vida de florero (van Doorn y Han, 2011). En rosa también se realizó el recorte del tallo pero no se incrementó el PF.

Los tallos florales de rosa ‘Topaz’, almacenados por 1 o 3 d, tuvieron una tasa de absorcion inicial (día 1) de 0.62 a 0.67 mL g-1 d-1 y final (día 10) de 0.16 a 0.19 mL g-1 d-1, significativamente mayor comparada con los que se almacenaron a temperatura ambiente, por 4 d o más, cuya tasa de absorción inicial y final fluctó entre 0.49 a 0.56 y 0.13 a 0.15 mL g-1 d-1 respectivamente. En crisantemo ‘Hartman’, la tasa de absorción en los tallos florales almacenados en seco, por 1 o 7 d, a temperatura ambiente fluctúo entre 0.10 y 0.16 mL g-1 d-1 sin diferencias entre tratamientos.

Durante su vida de florero (VF), los tallos incrementan su PF y a los pocos días lo disminuyen. Aquellos que mantienen su PF por más tiempo obtendrán una VF más larga, ya que los procesos metabolicos que aportan energía a los pétalos se desarrollan mejor cuando los tallos florales estan hidratados (van Meeteren et al., 1999; Ichimura y Shimizu-Yumoto, 2007; Taiz et al., 2010). En este caso, los tallos de rosa ‘Topaz’ almacenados de 1 a 3 d tuvieron mayor peso fresco, absorción de agua y VF comparados con los que se almacenaron por 4 d o más. En crisantemo ‘Hartman’, el peso fresco y la tasa de absorción fueron similares en todos los tratamientos, lo que conllevó a similar VF en los tallos que se almacenaron por 1 o 6 d.

Índice de apertura floral (IA) y vida de florero (VF)

En crisantemo ‘Hartman’ el índice de apertura floral fue ≥ 0.94, mientras que en rosa ‘Topaz’ fluctúo de 0.85 a 0.99 sin diferencias significativas en ambos casos (Tabla 4). Mientras más próximo a 1.0 sea el índice de apertura, significa que el botón floral estuvo más cercano a su apertura máxima.

Tabla 4.

Índice de apertura floral (IA) y vida de florero (VF) en tallos de rosa ‘Topaz’ y crisantemo ‘Hartman’ almacenados en seco a temperatura ambiente (20 ± 3 °C) por 7 d.


Time of storage (d) Rose ‘Topaz’ Chrysanthemum ‘Hartman’
OI VL OI VL
0 (control) 0.96az 9.85 a 0.97 a 21.42 a
1 0.99a 9.71 a 0.98 a 20.71 a
2 0.92a 9.40 a 0.94 a 19.57 a
3 0.93a 9.50 a 0.95 a 20.14 a
4 0.88a 8.70 a 1.05 a 19.35 a
5 0.88a 7.70 b 1.02 a 19.85 a
6 0.91a 7.30 b 0.97 a 20.71 a
7 0.85a 7.20 b 0.99 a 16.71 b
MSD 0.18 1.80 0.12 4.33
VC 14.30 14.27 7.92 13.74

TFN4zMedias seguidas por letras diferentes, en cada columna, indican diferencias significativas (Tukey, 0.05). DMS, diferencia mínima significativa; CV, coeficiente de variación. Cada dato es el promedio de siete repeticiones.


Con respecto a la vida de florero, los tallos florales de rosa ‘Topaz’ duraron de 9.40 a 9.85 d cuando se almacenaron de 0 a 3 d a temperatura ambiente. Al cuarto día, la VF se redujo a 8.7 d y a partir del quinto día disminuyó 2.5 d con respecto al control. Los tallos florales de crisantemo ‘Hartman’ mantuvieron una VF de 19.4 a 21.4 d cuando se almacenaron de 0 a 6 d. Con 7 d de almacenamiento, la VF se redujo a 16.7 d (Tabla 4).

Los tallos florales, con mayor vida de florero, mantuvieron tasas de absorción y pesos frescos mayores, con lo cual se confirma que los síntomas de senescencia se relacionan con la deshidratación del tallo y un desbalance entre las tasas de absorción y transpiración (Shobha y Gowda, 1993). Cuando la tasa de absorción es menor que la de transpiración ocurre un desbalance hídrico, la senescencia se acelera y la vida de florero disminuye. El flujo de agua contribuye a la distribución de azúcares que aportan la energía para la apertura y longevidad floral (Pun y Ichimura, 2003; Ichimura y Shimizu-Yumoto, 2007; Juárez et al., 2008).

En el florero la vida promedio de rosa y crisantemo sin aplicar ningún preservante es de 10 y 20 d (De-La-Cruz-Guzmán, 2015). Los tallos florales de rosa ‘Topaz’ y crisantemo ‘Hartman’ pueden almacenarse, en seco a temperatura ambiente, por 3 y 6 d sin detrimento en su vida de florero.

Conclusiones

Las hojas son los órganos que pierden la mayor cantidad de agua cuando los tallos florales se exponen a temperatura ambiente. Por esta razón, rosa ‘Topaz’ es más sensibles a la deshidratación que crisantemo ‘Hartman’.

El diámetro y el área de los elementos de vaso son mayores en los tallos de rosa ‘Topaz’, lo que favorece la cavitación y dificulta su hidratación en el florero comparado con crisantemo ‘Hartman’.

Para sitios donde la disponibilidad de agua es escasa o que no se cuente con cámaras frigoríficas, se propone cosechar los tallos de rosa ‘Topaz’ y crisantemo ‘Hartman’, seleccionarlos por longitud, empaquetarlos con papel kraft y bolsas de polietileno negro y almacenarlos en seco a temperatura ambiente (20 ± 3 °C) por 3 y 6 d respectivamente. De esta manera se optimizan los recursos disponibles sin afectar la vida de florero.


fn1Como citar este artículo: De la Cruz-Guzmán, G. H., Saucedo-García, D. M. Arriaga-Frías, A., Mandujano-Piña, M. (2018). Rehydration and longevity in flower stems of rose ‘Topaz’ and chrysanthemum ‘Hartman’ stored in dry at room temperature. Revista Bio Ciencias 5(2018), 14 pages, Article ID: 05.2018.04. http://revistabiociencias.uan.edu.mx/index.php/BIOCIENCIAS/article/view/316/pdf

Referencias
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.
15.
16.
17.
18.
19.
20.
21.
22.
23.
24.
25.
26.
27.
28.
29.
30.
31.
32.
33.
34.
35.
36.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Revista Bio Ciencias, Año 10, vol. 6,  Enero 2019. Sistema de Publicación Continua editada por la Universidad Autónoma de Nayarit. Ciudad de la Cultura “Amado Nervo”,  Col. Centro,  C.P.: 63000, Tepic, Nayarit, México. Teléfono: (01) 311 211 8800, ext. 8922. E-mail: revistabiociencias@gmail.com, revistabiociencias@yahoo.com.mx, http://revistabiociencias.uan.mx. Editor responsable: Dr. Manuel Iván Girón Pérez. No. de Reserva de derechos al uso exclusivo 04-2010-101509412600-203, ISSN 2007-3380, ambos otorgados por el Instituto Nacional de Derechos de Autor. Responsable de la última actualización de este número Lic. Brenda Isela Romero Mosqueda y Lic. Elvira Orlanda Yañez Armenta. Secretaria de Investigación y Posgrado, edificio Centro Multidisciplinario de Investigación Científica (CEMIC) 03 de la Universidad Autónoma de Nayarit. La opinión expresada en los artículos firmados es responsabilidad del autor. Se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes, siempre y cuando se cite la fuente y no sea con fines de lucro.

Licencia Creative Commons
Revista Bio Ciencias por Universidad Autónoma de Nayarit se encuentra bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional

Fecha de última actualización 12 de febrero de 2018

 

licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional